• Deby Beard

ĐÓI, portal a los sabores de Indochina



La cocina indochina exige delicados y largos procesos ya que se van incorporando ingredientes, condimentos y materias primas insustituibles como la lima kaffir, la raíz de galangal, las salsas de pescado o calamar, así como arroces glutinosos que no existen en el país. Transportándose en el espacio a las caóticas calles de Asia y haciéndonos partícipes en la aventura sensorial que es descubrir la cocina indochina, ĐÓI recrea y reinterpreta la tradición gastronómica de tierras lejanas.


Los seductores aromas de los exóticos ingredientes del arte culinario de Vietnam, Tailandia, Filipinas, Indonesia, Malasia, Laos y Singapur invade mis sentidos al momento de adentrarme en el moderno, innovador, visualmente impactante y auténticamente único restaurante DÓI.


ĐÓI nos seduce con una cocina sincrética que tiene sabores únicos derivados del vasto universo de especias de la India, con sabores picantes e ingredientes frescos de muy alta calidad y rareza. Yo me dejé llevar por la exquisitez de su curry verde y rojo, me deleité en las sabrosas brochetas con lemongras, los delicados dumplings de res, una jugosa picaña y el típico postre tailandés, logrado a la perfección: mango sticky rice.


El responsable de esta reinterpretación gastronómica indochina es el chef Christopher Maravilla, quien desde temprana edad descubrió que tenía una peculiar cualidad llamada en neurociencia como alta memoria gustativa, que consiste en que una persona pueda reproducir de forma exacta recetas aún si son muy complejas, esta cualidad es muy común en sommeliers, chefs y algunos especialistas del medio.


La cocina de DÓI es sincrética, con sabores únicos derivados del vasto universo de especias de la India e ingredientes frescos de muy alta calidad y rareza. Yo me dejé llevar por la exquisitez de su curry verde y rojo, me deleité en las sabrosas brochetas con lemongras, los delicados dumplings de res, una jugosa picaña y el típico postre tailandés, logrado a la perfección: mango sticky rice. En el corazón de la Roma, este singular espacio gastronómico es el resultado de pasión y curiosidad, del afán de traer a nuestra tierra sabores, aromas y texturas nuevas.