• Alexis Beard

Descubriendo Bretaña (Parte 2)


El viaje empieza en Paris. Nos dirigimos a Bretaña, esta región rica en historia, castillos medievales, cultura y belleza natural.

Visitamos Rennes, una encantadora ciudad con casas de madera y una gastronomía excepcional.

A solo 40 minutos de Rennes se encuentra el Château de Fougères, uno de los castillos fortificados más grande de Europa.

Foto: TourismeBretagne

Construido a través de 400 años, el castillo feudal de Fougeres es un verdadero compendio de la arquitectura militar. Ha habido un castillo en Fougeres durante más de 1.000 años ya que este sitio fue aprobado por el Duque de Bretaña como el lugar perfecto para defender las tierras de Bretaña de los franceses. El actual castillo data del siglo 12 y consta de tres recintos cuyas paredes están salpicadas de torres: la más impresionante es la torre Melusina.

Es un castillo impresionante, y resalta la increíble historia de esta región – incluyendo su capacidad de mantenerse como reino independiente durante cientos de años.

Fougères fue uno de los castillos construidos para defender Bretaña de los francés. Otro increíble castillo con el mismo propósito se encuentra en la frontera entre Francia y Bretaña: Vitre.

Foto: TourismeBretagne

Del siglo 13, el castillo acogió al Parlamento de Gran Bretaña en tres ocasiones en el siglo 16 cuando la peste devastó Rennes. Es un castillo de fantasia, con torres puntiagudas y grandes entradas. A través de los siglos, una bella ciudad medieval creció alrededor del castillo. La ciudad de Vitre es pintoresca y alegre, llena de pequeños restaurantes y antiguas casas de madera, conservadas a la perfección.

Al finalizar nuestra visita de la bella región de Rennes, regresamos al confort de RailEurope para viajar a St-Malo, increíble con un paisaje dramáticamente cambiante. Con uno de los rangos de marea más grandes del mundo, las tormentas bajo cielos ennegrecidos significan olas gigantes que rompen contras las murallas de la ciudad. El clima es cambiante. Una horas más tarde, el cielo azul se funde con el mar de cobalto profundo a medida que la marea retrocede, exponiendo las playas amplias y creando puentes terrestres hacia las islas.

St-Malo es un destino único y especial, donde nos encontramos con el bellísimo Le Grand Hotel des Termes. Como si estuviésemos dentro de un castillo de arena en el que el tiempo se detiene, en el hotel se vive la energía que reina en esta antigua ciudad de corsarios.

Con una historia que se remonta a 1883, Le Grand Hôtel des Thermes ha sido testigo a la historia de Saint-Malo. Este lujoso hotel se encuentra a un paso del casco antiguo de la ciudad y fue un su momento un refugio de vacaciones para los antiguos duques de Rusia. Combina tradiciones grandiosas con comodidades extravagantes, instalaciones para reuniones y servicio directo para hacer de cada estancia una incursión excepcional para el ocio y viajeros de negocios.

Le Grand Hotel de Thermes es famoso por su Spa. Dentro de su imponente fachada existe un mundo con vida propia, reinado por el placer que brinda el buen gusto: aquí, se puede nadar en la alberca techada y con su jacuzzi al centro de su spa; recibir las mañanas con el azul del mar en la ventana; o sentir que se toca el cielo desde su hermosa terraza.

Para finalizar con broche de oro nuestro recorrido por Bretaña, visitamos la maravilla de Mont Saint-Michel, uno de los lugares más inolvidables de Europa.

Ubicado en la fascinante bahía donde se mezclan Normandía y Bretaña, la ubicación asombrosa ha inspirado el temor y la imaginación. La historia de cómo el monte se convirtió en un gran lugar de peregrinación cristiana es muy interesante. Aubert, obispo de la cercana ciudad de Avranches, en la cima de una colina, a principios del siglo VIII, afirmó que el propio Arcángel Miguel le presionó para que construyera una iglesia en la cima de la isla justo al mar.

Dependiendo de la marea, Mont Saint-Michel se puede convertir en una isla. Victor Hugo describió la velocidad de la marea cuando entraba a la marea como 'un caballo a galope', y es un espectáculo observar este fenómeno desde las murallas de la abadía.

Aquí nos hospedamos en el Relais Saint-Michel, donde podemos observar el Mont Saint-Michel desde las habitaciones y el restaurante. En la noche, la abadía se ilumina, ofreciendo un espectáculo absolutamente único. La bahía se despliega frente a nuestros ojos hacía el infinito.

Relais Saint-Michel pertenece a la Mére Poulard, una institución culinaria de Francia, cuyos inicios remontan a 1888. Le Mont Saint Michel y la Mère Poulard han sido uno por casi 130 años. Un ícono de lo que es conocido como ‘Hecho en Francia’, la experiencia culinaria de la marca se ha extendido en todo el mundo a través de sus hoteles, sus galletas y sus restaurantes, que llevan el mismo nombre.

Bretaña es un destino único. Es una tierra de mitos, leyendas e historia fascinante.

#Francia #Destinos #Destinations #Español #Europa

Presidential Suite Travel & Luxury Blog

Photography Blog 

  • Instagram Social Icon
  • Twitter Clean
  • White Facebook Icon