• PresidentialSuite

El arte de ver llover



Montañas, bosques y un abanico de colores: Chiapas es un destino inolvidable. Uno de los corazones culturales mas vibrantes de México, este bello alberga las antiguas ruinas mayas de Palenque, Yaxchilán, Bonampak, Chinkultic y Toniná y es el hogar de una de las poblaciones indígenas más grandes del país con doce etnias reconocidas a nivel federal.



Una de las Ciudades más románticas del mundo, este Pueblo Mágico hipnotiza con el abanico de colores de sus famoso tejidos, con las decadentes fachadas de su antigua arquitectura, con sus bazares, mercados y calles peatonales – llamadas andadores – donde la vibrante vida de la ciudad está presente en el aire mismo. Sus tesoros arquitectónicos en diversas edificaciones de los siglos XVI, XVII y XVIII se mezclan y conviven en perfecta armonía con modernos hoteles, restaurantes y tiendas de diseño vanguardista y atrevido, manteniendo viva la cultura inherentemente artística de San Cristóbal de Las Casas.


El nombre del Hotel Bö proviene de las diversas lenguas de la región y es una interpretación de la palabra agua. La experiencia de Bö parte de los cuatro elementos, tal como en las canciones tradicionales de Chiapas, donde la tierra es el cuerpo, el viento es el vaho, el agua es la sangre y el fuego es el espíritu. Se dice que Bö es un hotel para ver llover…


El hotel parte del afán por mostrar los elementos de diseño que lo componen como generadores de una atmósfera cálida y acogedora, y a la vez funge como contenedor de historias, tal como en el uso de los textiles, ya que en Chiapas la vida se inscribe en los hilos, los nudos, grecas, texturas y colores. Hoy día la ciudad de San Cristóbal de Las Casas es una de las más bellas y originales de México y Centroamérica, por la evocadora imagen colonial que ha conservado en su centro histórico al paso de los siglos.


En Bö disfruté de la exquisita cocina chiapaneca del restaurante Lum, que en Tzotsil significa Tierra. Un espacio con mucho significado, acogedor, que mantiene conexión con los cuatro elementos, refleja los colores, formas y espacios de San Cristóbal de las Casas.

Su cocina toma inspiración de la rica cultura culinaria de la región y la mezcla con elementos internacionales, jugando con nuestros sentidos y acercándonos a la tierra al apapacharnos con ingredientes frescos y de temporada.