• Deby Beard

Emblématico Chateau de Ferrand




Amamos a los vinos por ser deliciosos, pero también porque son excelentes medios para acercarnos a la historia. Los grandes chateau franceses han heredado de una generación a otra sus conocimientos, la pasión y la calidad en la producción vinícola, pero además, son recintos donde la historia de siglos se vive y nos atrapa con su velo seductor.


Los viñedos de Burdeos, conocidos en francés como Vignoble de Bordeaux, se extienden por el oeste de Francia, en la región de Aquitania. Los vinos de Burdeos se elaboran en 9.000 bodegas usualmente llamados châteaux con las uvas de alrededor de 14.000 productores de vino y 117.514 hectáreas de viñedos en las 57 denominaciones de origen controlado.


Chateau de Ferrand es una de las bodegas históricas más emblemáticas de Bordeaux y de Saint-Émilion, en Francia. Junto a la belleza paisajística de esta región, donde el patrimonio arquitectónico y cultural se engalanan con su fascinante historia del vino, cuya producción la ha ubicado como una de las zonas más importantes e influyentes del mundo vinícola.


Su historia se remonta al año 1702, cuando fue creado por Elie de Bétoulaud, un abogado, poeta, urbanista, cortesano, coleccionista, filántropo, amante de la buena vida y admirador del rey Luis XIV, con quien compartía la pasión por las bellas artes y la literatura.


Como una forma de homenajear al rey que tanto admiraba, Elie decidió crear un chateau que reflejara la elegancia, excentricidad y alegría de Versalles, una finca bajo el inmenso cielo que fuera digna representante del estilo de vida de la realeza. Hace algunos años el chateau es usado exclusivamente para honrar su historia en la cultura del vino, y en él se producen excelentes etiquetas que se pueden catar en su bellísima sala degustación, decorada con un mural creado por Alexandre Doucin con un bolígrafo Bic Cristal, en el que se representa el paisaje de viñedos y bosques de Ferrand durante las estaciones del año.


Es ahí donde se cata su maravilloso Château De Ferrand Grand Cru Classé, un tinto elaborado con Merlot, Cabernet Franc y Cabernet Sauvignon con reposo de 12 a 16 meses en barricas de roble francés. Su hermoso color rojo granate profundo con ribete un poco atejado, se acompaña en nariz con notas a frutas negras maduras, terrosidad y como recuerdo de la barrica notas a especias dulces como vainilla y canela combinado con notas ahumadas y tostadas. En boca es un vino generoso de muy buen cuerpo, redondo típico por una añada soleada, frescura elegante, complejo y con taninos finos integrados y un final largo. Para maridar este vino expresivo que captura la esencia de Saint Emilion, lo ideal son las aves o carnes rojas bien cocidas, junto con alguna buena historia y los encantadores colores del cielo.





https://www.chateaudeferrand.com/en/


Presidential Suite Travel & Luxury Blog

Photography Blog 

  • Instagram Social Icon
  • Twitter Clean
  • White Facebook Icon