• Alexis Beard

Energía del Sol: Belmond Maroma




Para el viajero experimentado, sólo hay una confesión final que hacer: al final, no hay realmente nada como el mar. Cuando pensamos en el paraíso, la imagen que nos viene a mente es de aguas cristalinas y un mar tranquilo que se extiende hacia el horizonte. La humanidad comparte una fascinación infinita por el océano y encontramos en ella una belleza y complejidad que permanece inigualable.


Entre el sol, el mar y la fina arena blanca de la Riviera Maya se encuentra el paraíso. Un oasis inmerso en una plantación de cocos de 200 acres, con una playa privilegiada y un mar cuyos colores varían entre azul turquesa y verde esmeralda, Belmond Maroma Resort & Spa es la encarnación terrenal de la fantasía que nos llega a la mente cuando pensamos en el edén.


Este lujoso hotel tiene el compromiso se siempre ofrecernos “hospitalidad hecha a mano” que implica un servicio personalizado y detallista sin igual. Belmond Maroma Resort & Spa nació como la casa de un arquitecto que la cadena internacional convirtió hace trece años en un magnifico resort. Cada detalle ha sido considerado y cada instante planeado. Las sonrisas y la eficiencia del personal marcan la pauta para los hoteles de alta gama.


Desde las amplias terrazas de las magníficas suites del Belmond Maroma vemos las olas acariciar gentilmente, casi con ternura, a la blanca arena de la playa. Este es un lugar donde el tiempo se detiene, suspendido en el caluroso aire del Caribe, estático y en perfecta armonía.


El hotel está construido con materiales locales, desde palmeras y bambú hasta piedra extraída en Mérida (la antigua capital hispana de Yucatán). La construcción se llevó a cabo sin planos formales, ya que Moreno siempre dibujaba sus diseños que fluían libremente en la arena. Una vez que tuvo su concepto, una familia de obreros locales, con quienes había trabajado en otros proyectos, vino a implementar sus diseños.





Una experiencia maravillosa que hay que vivir y disfrutar en Belmond Maroma Resort & Spa es visitar el increíble Kinan Spa. Este fue construido tomando en cuenta los principios de la geometría maya. Alineado con las estrellas, este espacio crea un flujo de energía positiva, ofreciendo un gran rango de servicios basados en técnicas antiguas de curación maya. El Kinan Spa ha sido galardonado como uno de los mejores santuarios de su tipo en México y Latinoamérica.


En maya su nombre significa ‘Energía del Sol’ y parecería un auténtico templo con sus diversas fuentes, su alberca resguardada por deidades y la construcción geométricamente diseñada para una armonía absoluta, donde la energía se concentra produciendo una sensación de bienestar y equilibrio.


En un esfuerzo para ayudar a crear conciencia sobre la creciente amenaza de la extinción de la abeja, el hotel creó una iniciativa en Kinan Spa. Dos colmenas de madera natural de abejas sin aguijón Melipona, que producen miel, cera, productos antimicrobianos y otros ingredientes, se añaden al spa para uso en tratamientos y rituales.


Este espacio de relajación, belleza y bienestar integral, que fue construido tomando en cuenta los principios de la geometría maya, ofrece tratamientos y productos elaborados con la miel procesada en sus instalaciones,  elaborados por artesanos de las comunidades mayas aledañas.




Presidential Suite Travel & Luxury Blog

Photography Blog 

  • Instagram Social Icon
  • Twitter Clean
  • White Facebook Icon