• Deby Beard

Four Seasons Bosphorus: un Palacio en Estambul



Estambul es una de las ciudades mas importante en la historia. Esta bella metropolis en Turquía se extiende a ambos lados de Europa y Asia a través del Estrecho del Bósforo. Su Ciudad Vieja refleja las influencias culturales de los muchos imperios que una vez gobernaron aquí. En el distrito de Sultanahmet, el hipódromo al aire libre de la era romana fue durante siglos el lugar de las carreras de carros, y también quedan obeliscos egipcios. La icónica Santa Sofía bizantina presenta una cúpula elevada del siglo VI y mosaicos cristianos.


Es un vibrante crisol de culturas, con una rica historia que se remonta al siglo VII a. C. Estambul nos seduce con sus mezquitas místicas, olor a especias y castillos de la era otomana.



Un palacio otomano del siglo XIX, cuidadosamente restaurado, Four Seasons Bosphorus reúne la arquitectura antigua de Estambul, la cálida hospitalidad turca y el alojamiento contemporáneo en un espacio de lujo desmesurado que nos remonta a la época dorada de la realeza turca. Haciéndonos participes en la magia de la encantadora ciudad donde se encuentra, este edén nos enamora con las mejores vistas de Estambul al Río Bósforo.


Las 170 habitaciones y suites del hotel están repartidas en tres edificios bellamente decorados, incluido el edificio Palace, que cuenta con ventanas del piso al techo y vistas inigualables del Bósforo. Las estancias son elegantes, con opulentos toques otomanos y decoración.


Su diseño es único: la estética de líneas limpias actualiza la opulencia otomana centenaria. Los techos pintados a mano y los muebles de caoba añaden un sentido de la historia, mientras que las paletas de color sobrias impregnan las espaciosas habitaciones con una elegancia contemporánea.


Four Season Hotel Istanbul en el Bósforo pone el talento turco al frente y al centro con una exhibición rotativa de obras de arte contemporáneas de creativos locales en las áreas públicas. Una colección de esculturas se extiende al aire libre, convirtiendo el paseo marítimo en un espacio expositivo al aire libre.



Este bello hotel nos sumerge en la cultura local a través de experiencias ‘tailor-made’, de su gastronomía y de su renombrado spa. Este paraíso de bienestar mide 2,100 metros cuadrados y ha sido aclamado por su piscina al aire libre en el Bósforo, su piscina cubierta con luz natural, baños privados, sauna, jacuzzi, baños de vapor cuidadosamente diseñados, y, como no podía faltar, su celebre Hammam – el Baño Turco tradicional.


El sofisticado Yali Lounge justo al lado del vestíbulo es un lugar elegante para relajarnos con un cóctel antes de la cena, el té de la tarde o un almuerzo rápido. Aquí podemos probar exquisitos dulces tipos turco, como el kadayif de pistacho caramelizado.


Haciéndonos participes en la magia de la encantadora ciudad donde se encuentra, Four Seasons Bosphorus nos enamora y seduce con su excelencia y belleza.