• Deby Beard

Lujo y diversión con Ski Butlers




La nieve cae suavemente, danzando en el aire antes de cubrir las pintorescas calles del paraíso terrenal de Deer Valley, en Utah.


Consideradas las mejores de América, las pistas de esquí de Deer Valley concuerdan con los exigentes estándares de excelencia de toda la zona. Sus hoteles, restaurantes y servicio llegan a un nivel de perfección casi inimaginable.


En 1988, la Asociación Nacional de Esquí y Snowboard de Estados Unidos se trasladó permanentemente a Park City, a unos pasos de Deer Valley, y Deer Valley Resort acogió su primera Copa Mundial de estilo libre en el año 2000. Tuvo tanto éxito que la estación fue seleccionada para celebrar los Campeonatos Mundiales de estilo libre de 2003, comenzando así una tradición que aún continúa.


Asegurando que nuestra renta de skis sea lo más conveniente y cómodo, Ski Butlers se dedica exactamente a eso, apapachándonos con servicio de lujo desde la reserva hasta la recogida de todo nuestro equipamiento para esquiar.


Ski Butlers comenzó en un solo garaje de Park City en 2004 y ha crecido hasta brindar servicio a 50 resorts en todo el mundo… y sigue creciendo. Esta empresa ha hecho que el proceso de alquiler de esquís sea fácil y simple, sin complicaciones; ofreciendo un servicio legendario, facilidad y disfrute.



Su paquete de alto rendimiento ofrece una variedad de esquís de demostración que son excelentes para cualquier tipo de terreno que podemos encontrar durante las vacaciones de esquí. Como socios de Rossignol, todos su esquís son exclusivamente de Rossignol, reconocida marca de alta rendimiento.


En Deer Valley Resort, la zona de esquí más exclusiva de Utah en los Estados Unidos, me dejé mimar por este hedonístico servicio.


Contando con la entrega, el soporte y la recogida del equipo completo – desde las botas de esquí y los esquís mismos hasta casco y poles – Ski Butlers se presentó a la puerta de mi espectacular suite en Stein Eriksen Lodge, donde se llevó a cabo el ‘fitting’ de mi equipamiento.


Al salir a la montaña, los esquís estaban esperándome en la nieve, en la zona ski-in, ski-out del Lodge, a unos segundos del lift. Así de cómodo y sencillo; en ningún momentos toqué los esquís, simplemente me dejé llevar por el súper servicio del hotel y de los Ski Butlers y disfruté cada instante de la esquiada.