top of page
  • Alexis Beard

Omakkami, los sabores de Japón



Decía Mark Twain que el secreto del éxito en la vida es comer lo que te gusta, y si compartimos esa comida especial en un ambiente vibrante en compañía de gente que queremos, tenemos la fórmula para una vida perfecta.


Variada, auténtica e infinitamente seductora, la gastronomía japonesa es una elaborada danza de sabores y aromas, una sinfonía de texturas, ingredientes y recetas que combinan a la perfección los celebres productos de su hermosa tierra. Desde sus cortes de sashimi hasta sus nigiris, Japón es un país que le rinde homenaje al arte culinario con cada bocado.


En el centro de Cancún nos encontramos con una de estas joyas, un escenario de experiencias culinarias singulares que recrean, en todo su esplendor, los sabores, técnicas y tradiciones de Japón: Omakkami.



Durante el periodo de Edo el sushi en Japón era comida callejera, algo para comer de pasada con platillos de solo 2-4 ingredientes principales, siendo algo tan simple pero con mucha profundidad de sabor. Esta es la idea detrás de Omakkami – traer estos sabores y productos y rendir tributo al verdadero sushi.


Una larga barra, elaborada de la típica madera clara de los barrios de Japón, nos espera tras una cortina de telas colgantes. Tradicionales elementos decorativos evocan los restaurantes de ese país, sofisticados pero simples a la vez. Al momento de adentrarnos en este espacio, uno de los secretos mejor guardados por los ‘kushinbos’ locales, comienza nuestra experiencia.


Utilizando los estilos de cocina de Edo y Kyushu, las mentes brillantes que crearon Omakkami han asegurando que cada uno de sus platillos nos seduzcan con la frescura de sus ingredientes. Elocuente en el seductivo lenguaje de la gastronomía japonesa, el chef Randy Tun expresa su pasión por el arte culinario en cada exquisito bocado.



El menú de Omakkami luce todo tipo de nigiris, temakis, sashimis, hosomakis, uramakis, futomakis, tsumamis y donburis con salmón, atún, anguila, hamachi, camarones, almejas, callos, ostiones, pulpo e ikura. Desde platillos mas elaborados como las almejas preparadas, hasta los clásicos nigiris de toro, cada manjar es una joya.


Nos encontramos con delicias como TORO ABURI, un maravillosos rollos de anguila y aguacate por dentro, con otoro flameado por fuera con un toque de wasabi. Otro manjar es el UNAGI FOIE ROLL, de anguila flameada y aguacate por dentro, con Foie Gras flameado, un toque de aioli de trufa y 2gs de trufa fresca rallada encima. Me deleite también con el ostión con ikura y salsa ponzu – exquisito y fresco.


Un edén culinario, Omakkami es uno de esos santuarios gastronómicos que los amantes de la cocina japonesa anhelamos siempre encontrar y cuya exquisitez queda por siempre plasmada en nuestra mente y corazón.


Comments


bottom of page