• Deby Beard

Pasión por la Gastronomía




La historia inició cuando Walter emigró de su actual Italia a México, país que adoptó como segundo hogar. Su talento como cocinero era bien conocido y apreciado entre sus amistades, pero fue su hijo Gianmarco quien lo impulsó a inaugurar el restaurante y a trabajar en él como chef. El aprendizaje de ambos en el ámbito restaurantero ha sido empírico, aprendiendo uno del otro, compartiendo los secretos que Walter aprendió durante su infancia mientras veía cocinar a su madre, los dos son grandes talentosos y de un corazón enorme, que más que ser dueños y anfitriones, son el alma de D’Amico.


Walter D'amico es un chef empírico, nunca estudió, pero ha sido siempre su pasión y siempre nos sorprende con cocina auténtica de él, combinando sabores de la comida tradicional italiana e integrando ingredientes de México. Su propuesta culinaria se basa en la tradición familiar, en los recuerdos de la cocina de su madre, buscando enamorar y transmitir a sus comensales los sabores y aromas que acompañaron su niñez y junto con gran talento mezclar todo esto en platillos de su autoría, sorprendiéndonos con combinaciones exquisitas con productos Italianos y Mexicanos.



D'Amico nació hace mas de 15 años, y hoy nos recibe en su nueva encarnación – una impactante casa en una de las direcciones más codiciadas de Polanco, Casa D’amico es un santuario para los sentidos dedicado al arte culinario italiano.


En cada bocado, los sabores son una explosión de sensaciones que se comparten entre amigos pues D’Amico no sólo es el apellido de la familia, también se traduce en ser amigo, en la amistad que surge en una buena compañía y en una mesa bien servida. Durante tantos años, esta familia se ha aferrado a su cultura culinaria para dárnosla a conocer sin distorsiones, preparada con cuidado y cariño.



Aquí tuve el placer de ponerme en las manos del chef y aventurarme por sus platillos favoritos, desde carpacho de abulón hasta un salmón flameado con licor de anís. Frente a mi el enorme horno de pizzas me sedujo primero con su intoxicante aroma y después con los frescos sabores de las icónicas pizzas del restaurante.


Un sinfín de manjares nos esperan en este bello restaurante. El Fettucine Gabriel es una combinación perfecta de mar y tierra, camarones y hongo portobello al vino blanco y queso parmigiano. Un manjar espectacular, la Pizza del Chef es terminada en mesa por el Chef Walter D’Amico, con base pomodoro fresco recién rostizado, queso burrata, prosciutto, albahaca y aceite de oliva. Los Gamberi alla Sambuca son unos deliciosos camarones a la plancha flameados en mesa con sambuca acompañados de un timbal de queso ricotta, chocolate y reducción de vinagre balsámico.


Imperdible, este edén culinario es el resultado de la pasión y dedicación que la familia D’amico ha expresado hace muchos años en la escena gastronómica de la Ciudad de México.