top of page
  • Alexis Beard

Salazar: Eden Gastronómico




Ubicado en el vibrante pulso de las bulliciosas calles de la Ciudad de México, Salazar emerge como un santuario de delicias culinarias, ofreciendo una combinación única de sabores, texturas y sensaciones que transportan a los comensales a un reino de éxtasis gastronómico. Dirigido por el visionario chef Edo Kobayashi, este exquisito restaurante es un testimonio de su genio creativo y su inquebrantable compromiso con la excelencia.


Originario de Tijuana, Baja California, el chef Edo Kobayashi no solo es el cerebro detrás de Salazar sino también el fundador del estimado grupo Kobayashi. Con una visión audaz de elevar la cocina japonesa en México a los niveles más altos del arte culinario, el chef Kobayashi se ha hecho un hueco como pionero en el panorama gastronómico mundial.



En Salazar, el Chef Kobayashi ha confiado la cocina al talentoso Chef Allan Yáñez, originario de la Ciudad de México y con una dilatada experiencia adquirida en su paso por prestigiosos establecimientos alrededor del mundo. Bajo sus hábiles manos, el menú de Salazar es una sinfonía de sabores, que armoniza ingredientes de origen vegetal con suntuosas proteínas animales para crear una experiencia culinaria que tienta las papilas gustativas y nutre el alma.


El menú refleja una meticulosa atención al detalle y una reverencia por la calidad y el origen. Cada ingrediente es cuidadosamente seleccionado y meticulosamente preparado, dando como resultado platos que no sólo deleitan el paladar sino que también promueven una sensación de bienestar. Desde el delicado brioche adornado con suculento salmón hasta la exquisita interacción de sabores en un tiradito de kampachi con sésamo y especias, cada plato en Salazar es un testimonio de la destreza culinaria del Chef Kobayashi y del Chef Yáñez.



Durante mi visita a Salazar, tuve el placer de vivir una experiencia 'omakase', confiándome a la visión creativa del chef y permitiéndole guiar mi viaje culinario. El resultado fue una sinfonía de sabores, aromas y texturas que danzaron a través de mis sentidos, dejando una impresión imborrable de felicidad gastronómica.


Mientras saboreaba platos como ostras frescas con concha y espárragos verdes con cardamomo y salsa ikura, no pude evitar maravillarme ante la creatividad y autenticidad que impregnaba cada bocado. Combinada con delicadas burbujas de cava y con el icónico Ángel de la Independencia como telón de fondo, la experiencia en Salazar fue nada menos que mágica: una verdadera oda al hedonismo y la excelencia culinaria.


Salazar es más que un simple restaurante: es un paraíso culinario donde la innovación se une a la tradición y donde cada plato cuenta una historia de pasión, creatividad y una búsqueda incesante de la perfección. Para aquellos que buscan una experiencia gastronómica inolvidable que trascienda lo común, Salazar nos invita con los brazos abiertos a embarcar en un viaje de descubrimiento gastronómico como ningún otro.



Commentaires


bottom of page