• Alexis Beard

Stein Eriksen Lodge, Lujo en la Montaña



A mediados de los años 30 el mercado de la plata, la fuerza de Park City, se venía abajo. Así que se comenzó a fijar la atención en lo que acabaría convirtiéndose en la mayor atracción de la zona: el esquí. Procedentes de Noruega, los hermanos Engen fueron de los primeros en iniciar el espíritu por la competición invernal organizando saltos de esquí en Ecker Hill. Ellos, como otros que llegarían después, plantaron la semilla de un futuro grandioso para los deportes de invierno.


Ubicado en medio de la serenidad alpina de Deer Valley e identificado en todo el mundo como un hotel de esquí de lujo preeminente, Stein Eriksen Lodge es un auténtico alojamiento europeo que ofrece una elegante combinación de sofisticación contemporánea y gracia nostálgica.


Este hotel es considerado como el mejor hotel de esquí en el mundo y en el que e goza de un servicio privilegiado de cinco estrellas. Se llama así en honor al campeón mundial y pionero en el esquí, Stein Eriksen, por lo que sus actividades invernales, además de ser diversas y variadas, están diseñadas con los más altos estándares de calidad para satisfacer a aventureros de todos los niveles.



Para acabar el día con un broche de oro, nos dirigimos a Glitretind, restaurante insignia del hotel, para gozar de una exquisita cena gourmet. Sus chefs preparan menús de temporada, cocinando sus platillos con ingredientes frescos, locales y sostenibles en el espectacular restaurante Glitretind, cuyo nombre significa ‘montañas luminosas’ en noruego. Entre sus opciones destacan los platillos preparados con carne de bisonte, el foie gras sobre pan dulce, la langosta, la chuleta y una gran variedad de postres deliciosos.La enorme cava del restaurante cuenta con increíbles etiquetas cuya historia nos platica la divina sommelier de Stein Eriksen.


Bello y personalizado, el lodge siempre recibe a sus huéspedes como si estuvieran regresando a casa. Con un charm inigualable y una elegancia sutil, Stein Eriksen nos enamora a todos perdidamente. Como sacado de una historia de fantasía, este destino navideño nos transporta a un mundo soñado, donde cada instante está repleto de celebración y magia.