• Deby Beard

Beef Bar, hedonismo puro




Más que un hotel, Camino Real se ha convertido en un punto de referencia de la cultura cosmopolita del país. Sus trazos, diseñados por la mente prodigiosa del arquitecto Ricardo Legorreta Vilchis influenciado por el estilo de Luis Barragán, nos reciben con un estilo que sigue tan vigente como lo fue en su inauguración en 1968.


Colores que nos alegran el espíritu y raudales de luz que inundan los espacios, nos reciben en este majestuoso hotel, donde bien podemos pasar noches de profundo descanso, celebrar eventos memorables, como días de disfrute sensorial. Uno de sus tesoros es el restaurant Beefbar, el primer steakhouse de su tipo en América Latina, donde nos espera una agradable atmósfera chic y moderna.


Siguiendo el diseño práctico y moderno del hotel, el Beefbar se baña de la luz natural que entra por su espaciosa terraza, decorada con altas paredes verdes llenas de plantas, en la que los amantes de los puros pueden disfrutarlos y maridarlos con las opciones de whiskies que se ofrecen.



Haciendo gala de la inigualable calidad de sus cortes, el Beefbar cuenta con una certificación Kobe, un corte de carne obtenido de ejemplares criados con total dedicación para obtener una carne marmoleada de exquisita suavidad, jugosa y delicioso sabor, y que sólo se sirve en los lugares más exclusivos del mundo.


El menú es variado y cada platillo es una auténtica tentación, y nos invita a regresar una y otra vez, ya sea para volver a disfrutar de las sensaciones de un mismo platillo, o para dejarnos sorprender por una opción que aún no hayamos probado. Para abrir el apetito y refrescarse, el coctel Mayahuel es ideal, al estar preparado con mezcal, jugo de naranja, maracuyá y curaçao, muy fresco y cítrico.


Para iniciar la experiencia gastronómica, podemos escoger entre la auténtica ensalda César o con un rico caldo de carne preparado con tuétano, rábano y cilantro. La elección de plato fuerte es una experiencia en sí misma, pues además de las carnes, hay pescados, pastas, hamburguesas, parrilladas, platillos al vapor y hasta teppanyaki.


Podemos elegir desde la mini hamburguesa de Kobe con carne; tacos de lechón con tortilla azul; un plato de jamón Pata Negra; el carpaccio de filete de ternera Black Angus crujiente con crema suave de wasabi; Gyozas con carne de wagyu; ceviche de pulpo; tostaditas de camarones; filete mignon a las brasas; un imponente Tomahawk de 1.5 kilos; ravioles con estragón y jamón serrano; la hamburguesa de Kobe y Angus con crema de trufa y pan negro; y aderezos como cheso gruyere con chile, tocino con ajo crujiente, queso parmesano, paras a la francesa o aceite de trufa.


El Beefbar es un destino imperdible para los amantes de la buena gastronomía y de la buena vida, dejándonos una experiencia tan deliciosa como inigualable.