• Alexis Beard

Capri Palace Jumeirah: Templo de la Hospitalidad



Un sinfín de viajeros se han enamorado de la isla de Capri; una pequeña isla frente a la costa de Sorento, enclavada en el mar Tirreno. Es difícil precisar qué hace que esta isla sea tan mágica porque todo, desde el olor hasta las paredes de piedra caliza y las casas construidas en los acantilados, hacen de Capri el sueño de un poeta.


El emperador Tiberio gobernó el Imperio Romano desde Capri, y utilizó la Gruta Azul como su lugar para nadar durante sus retiros de verano a la isla de Capri. La Gruta Azul conserva su nombre debido a cómo la luz golpea y filtra los colores en el espectro rojo, permitiendo que solo se vean los colores azules más azules dentro de la cueva. Es una maravilla natural del mundo y atrae a miles de visitantes a esta cueva todos los años.



Capri Palace Jumeirah, en la costa Amalfitana, es un templo de la hospitalidad y un museo fascinante gracias a una colección única de arte contemporáneo.


Situado en el corazón del Mediterráneo, el Capri Palace Jumeirah, miembro de The Leading Hotels of the World, esta increíble colección de los mejores hoteles del mundo, es un impresionante hotel de lujo donde los huéspedes nos sumergimos en la impresionante belleza natural de Capri y en las imaginativas obras de arte de artistas contemporáneos.


Cuando entramos en el Capri Palace, enseguida nos encontramos cara a cara con una obra monumental que se asemeja a un fondo marino, una especie de Atlantis de fibra de vidrio de Arnaldo Pomodoro. La obra de 40 metros de largo fue transportada en piezas en camiones durante la noche y luego ensamblada en una sola pieza destinada a permanecer allí para la posteridad. Revestía la piscina y deja entrever el fondo de la piscina de mosaico de Velasco Vitali. Luego está el casco de Mimmo Paladino, una vez en el Castel dell'Ovo, en Nápoles, sentado junto a la puerta corredera. Justo antes de la recepción está Ettore e Andromaca, un cuadro de Giorgio De Chirico de 1960.



El Capri Palace es ante todo un destino hotelero y artístico gracias al surtido de obras reunidas por su fundador, Tonino Cacace. Su colección se llama The White Museum, un museo disperso que narra el espíritu de Anacapri y la visión de quienes desean ofrecer a los clientes no solo hospitalidad, sino también el privilegio de vivir la historia.


La pintura de gran tamaño de Allen Jones que representa a un maniquí femenino que sale del lienzo cuelga sobre el mostrador de fibra de vidrio de la barra; el barco tradicional con dos proas utilizado en el pasado para entrar y salir de la Gruta Azul sin tener que girar es una obra de Fabrizio Plessi. Titulado Azzurra, es un poderoso recordatorio del Mediterráneo. En el vestíbulo, la silla Luis XVI confirma que se ha alcanzado el nivel de locura necesario para vivir la vida al máximo. Luego están las suites que rinden homenaje a artistas como Warhol, Magritte, Miró Kandinsky y Mondrian.


Capri Palace es más que un hotel. Es un viaje, es un destino soleado donde uno puede estar rodeado de una belleza prístina.



Presidential Suite Travel & Luxury Blog

Photography Blog 

  • Instagram Social Icon
  • Twitter Clean
  • White Facebook Icon