top of page
  • Alexis Beard

Fráncfort: Ciudad de Cultura



Fráncfort, situada en el corazón de la región metropolitana de FrankfurtRhineMine, se encuentra entre los principales destinos de conferencias en Alemania y Europa. Es una ciudad palpitante, cosmopolita, coloridamente diversa y muy dinámica.


La escena cultural de Frankfurt es única: en su abundancia, su diversidad, su excelencia y su vivacidad. Presenta historia y tradición, ciencia y curiosidades, nuevos conocimientos para expertos, entretenimiento para niños y muchas distracciones para todos aquellos que no están interesados ​​en la cultura. El terraplén de los museos de la ciudad, hogar del mundialmente famoso Museo Städel, es un lugar cultural como ningún otro en toda Alemania. Aquí, en el más pequeño de los espacios, se encuentra la mayor diversidad temática. También está el barrio de los museos del nuevo casco antiguo, con el Museo Histórico de Frankfurt, Schirn Kunsthalle, el Museo de Arte Moderno y muchos otros.

El famoso Apfelwein tiene una larga tradición en Hesse, Alemania, pero se convirtió en un nombre familiar en el siglo XIX y ahora se considera una bebida regional ‘de autor’. El vino de manzana en sí mismo, aunque no la variedad ahora popular en el estado de Hesse, ya era conocido por los antiguos griegos y romanos.


Hoy en día esta sidra tradicional alemana generalmente se asocia con la hermosa ciudad de Frankfurt, donde se sirve en una clásica jarra blanca con diseños azules. Tuve el placer de descubrir y degustar esta bebida en uno de los establecimientos más tradicionales de la ciudad: Apelwein Haus Wager.


Desde su construcción en 1902, esta taberna de vino de manzana ha estado ubicada en Schweizer Strasse 71 en Frankfurt-Sachsenhausen. Adolf Wagner y su esposa Leni adquirieron la finca en 1931, una apuesta arriesgada, especialmente en medio de la Gran Depresión. Sin embargo, después de una profunda renovación, la primera copa de vino ya se sirvió el 19 de diciembre de 1931. Desde esta fecha la taberna de vino de manzana Adolf Wagner es de propiedad familiar, ya en su tercera generación – la historia familiar continúa en el espíritu de su fundador.


El perfecto maridaje con el vino de manzana son las tradicionales salchichas alemanas de la región o el wiener shniztel, el cual disfruté con papas y una clásica salsa verde de temporada. Después de sumergirme en la cultura de Frankfurt a través de su gastronomía e icónica bebida, me dejé llevar por la belleza de su centro histórico. Disfruté del RheinMainCard, el cual incluye el trasporte público de la ciudad y maravillosos descuentos en diversas atracciones y museos.



bottom of page