top of page
  • Deby Beard

JW Marriott Berlin, refinamiento sensorial



La vibrante capital de Alemania es un centro importante de comercio, cultura, política y ciencia. Berlin es una ciudad impresionante, cargada de historia y belleza.


Ubicado justo al lado de Potsdamer Platz, el recién renovado JW Marriott Berlín está a pocos pasos de las principales atracciones de la ciudad. Sus elegantes habitaciones ofrecen magníficas vistas del parque Potsdamer Platz, al Tiergarten o los barrios de la embajada y nos invitan a relajarnos después de un día ajetreado de exploración en Berlín.


Las elegantes habitaciones ofrecen magníficas vistas al parque Potsdamer Platz, al Tiergarten y a los barrios de la embajada, invitándonos a la relajación tras un agitado día de exploración. Cada rincón del hotel ha sido minuciosamente planeado para crear experiencias memorables, con un diseño atemporal que transmite elegancia en cada detalle.



El área de bienestar cuenta con una piscina, sauna y baño de vapor, mientras que el Lounge Ejecutivo es un espacio cómodo, sofisticado y contemporáneo, donde podemos deleitarnos con su excelente cocina y una refinada selección de vinos internacionales, cervezas alemanas y tés.


Una visita al Bar26 nos transporta a la época del art déco, con arte gráfico original y decoración estilo ‘speakeasy’. En este bellísimo espacio, podemos disfrutar de licores clásicos, bebidas de autor y deliciosos bocadillos. Como uno de los hoteles para eventos más grandes de Berlín, el JW Marriott cuenta con un amplio estacionamiento y 48 salas de eventos flexibles; por lo que puedes elegir con toda holgura, entre espacios íntimos o de gran formato. En JW Marriott, cada conferencia, experiencia o reunión se vuelve memorable.


Como uno de los hoteles para eventos más grandes de Berlín, el hotel ofrece un amplio estacionamiento y 48 salas de eventos flexibles de pequeñas a extra grandes – en JW Marriott toda conferencia, experiencia o reunión se torna memorable.


El fundador de la marca, J. Willard Marriott, creía que cuidarse a sí mismo le permitía cuidar mejor a los demás. Si bien el término ‘mindfulness’ no era muy utilizado en su época, J. Willard lo practicaba a su manera; a través de varios hábitos diarios, pudo reflexionar, recargar energías y estar más presente con su familia, asociados e invitados. Un hombre de familia que entendió profundamente su impacto en quienes lo rodeaban, su legado permanece vivo en más de 100 hoteles JW Marriott en todo el mundo.



Comments


bottom of page