top of page
  • Writer's picturePresidentialSuite

Los maravillosos vinos de Carlos Moro




Heredera de un viñedo privilegiado en una de las zonas más exclusivas de la Ribera del Duero, Bodega Matarromera se dedica a la elaboración de vinos tintos grandes reservas, reservas y crianzas, y un vino blanco, con total personalidad y excelencia. Sus vinos son fruto del perfecto engranaje entre el genio creador de la naturaleza y la obstinación de un hombre por recuperar la tradición familiar, recoger y perpetuar un legado.


Todo comenzó recibiendo el mejor de los legados posibles; el amor y cuidado de su familia por el viñedo transmitido fielmente de generación en generación durante siglos. Tras participar durante su infancia en el cuidado del campo, la protección del medio ambiente y la elaboración del vino en su propia casa, viajó a Madrid para formarse académicamente como ingeniero agrónomo y comenzar una exitosa carrera profesional antes de dar rienda a su verdadera vocación; la de creador de vinos únicos. Los antepasados de Carlos Moro cultivaron viñedos en la Ribera del Duero, siguiendo así el hilo de una tradición milenaria.



Su pasión por el vino procede, sobre todo, de sus abuelos y de sus padres Ursicino y Consolación, pues cultivaron la uva y elaboraron su propio vino en las zonas de Olivares y Valbuena de Duero, en Valladolid, en lo que hoy se conoce como la Milla de Oro de la Ribera del Duero. Fue su propio padre, Ursicino Moro, quien le sugirió el Pago de Matarromera para instalar allí la bodega. Y fue un gran acierto pues el lugar tiene una fuerza especial. Asentada en pleno corazón de la Ribera del Duero, la bodega tiene sus naves semienterradas en la ladera norte del Valle del Duero, con unas preciosas vistas hacia el curso del río.


La manera en la que se actúa en Bodegas Familiares Matarromera marca sus elegantes vinos. Viñedos históricos ubicados en las mejores zonas, labores de cuidado y mimo hasta el último detalle, instalaciones sostenibles y eficientes unidas a la mano de un equipo humano liderado por Carlos Moro que siente verdadera pasión y entusiasmo por su labor; la de hacer que los vinos de Matarromera expresen la historia que llevan en su interior.


Proyectos diferenciales que nacen de la pasión y se asientan en la razón de este vallisoletano que ha conquistado el mundo con sus vinos, presentes en la actualidad en más de 80 países. Matarromera recibió algunos de los premios internacionales más prestigiosos y fue declarado como el mejor vino del mundo durante dos años consecutivos. Sus elaboraciones han sido testigo de acontecimientos históricos como el enlace real de SSMM los Reyes de España o las Cumbres Iberoamericanas.


En 1988 Carlos Moro se lanzó a una aventura incierta: recuperar la tradición familiar de cultivar viñedos y dedicarse a la elaboración del vino. Desde que recogió el testigo en los años 80 sintió la responsabilidad de preservar el valioso pasado y construir un ambicioso futuro. Este ingeniero superior agronómo es, ante todo, un enamorado del vino y de su tierra a la que sigue dedicando todos sus empeños y desvelos.




Comentarios


bottom of page