• Melanie Beard

El Estilo de Vida de Ritz-Carlton, South Beach



Acobijada por el moderno y seductor diseño de mi Oceanfront Suite, me dejo llevar por el irresistible ritmo de vida que se vive en The Ritz-Carlton, donde el tiempo fluye en una dimensión fuera de la realidad cotidiana.


The Ritz-Carlton, South Beach ha reabierto sus puertas después de una renovación que duró varios años, costó $ 90 millones y tocó todos los elementos de la propiedad. Con su idílica ubicación frente a la playa en el corazón de South Beach, ubicado justo al final de la famosa Lincoln Road, el emblemático hotel fue originalmente imaginado por el arquitecto Morris Lapidus.


La restauración integral de piso a techo de la propiedad está marcada por un diseño atemporal junto con una programación cuidadosa y el servicio anticipatorio por el que la marca The Ritz-Carlton es conocida mundialmente.



El histórico hotel exhibe el diseño creativo de Meg Sharpe, quien creó los diseños del lobby, el Lapidus Bar, el restaurante, la piscina, el club y el spa, y Cristian Rubio, de la reconocida firma de diseño HBA, quien se encargó de reinventar las habitaciones y los espacios para reuniones. Inspirándose en el magnífico entorno natural, los interiores son cálidos y acogedores, y reflejan la serena belleza natural de Miami mientras celebran las raíces históricas del hotel.


Desde la alberca al aire libre con vista al mar y cabañas privadas en la arena blanca, hasta el espectacular Lounge Ejecutivo en el décimo piso, cada espacio y rincón del resort fue minuciosamente planeado para crear experiencias memorables, logradas a la perfección.



Los vibrantes sabores de Latinoamérica son la estrella en Fuego y Mar, el nuevo restaurante del hotel. La influencia latinoamericana de Miami se entreteje a lo largo de la experiencia gastronómica basándose en las cocinas mexicana, cubana, venezolana y colombiana. Los platos están elaborados con ingredientes frescos y sencillos y los huéspedes disfrutan de sus comidas con vistas ininterrumpidas de la piscina y las brillantes arenas blancas de Miami Beach.


La joya de la corona de la hotelería de lujo de South Beach, este es el punto de unión entre una larga playa acariciada por el Mar Atlántico y la tercera más grande conglomeración de edificios de los Estados Unidos.


Una elevación de los sentidos que evoca lo más sofisticado del glamour de Miami, el hotel donde me encuentro parece haber emergido directamente de un sueño, de una historia de fantasía donde el hedonismo es rey y nosotros sus leales espectadores. The Ritz-Carlton, South Beach es mucho más que un resort, es un estilo de vida.