• Melanie Beard

Homenaje al Arte: Rosewood San Miguel de Allende



Inundado con los cálidos tonos que caracterizan a San Miguel de Allende, el diseño del fascinante hotel Rosewood se complementa con majestuosos arcos de cantera, barandales de herrería artesanal y pisos y puertas de madera talladas a mano. Esta joya hotelera se mezcla perfectamente con los edificios históricos de la ciudad y nos vuelve participes en su cultura única.


Fundada en 1542 por el monje franciscano Fray Juan de San Miguel, la ciudad misionera de San Miguel el Grande fue una importante villa en el Camino Real de Tierra Adentro, ruta nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Abierto en febrero de 2011, Rosewood San Miguel de Allende fue diseñado en las mentes creativas de artesanos locales con el obejetivo de recrear aquel antiguo San Miguel de Allende.



Rosewood San Miguel muestra una extensa y rica colección de arte mexicano contemporáneo en sus áreas comunes. La colección consiste en obras de renombrados artistas de varias regiones de México, así como algunos artistas expatriados que han convertido a San Miguel en su segundo hogar. Las pinturas de estos artistas reflejan el rico paisaje cultural y los vibrantes colores de México. La mayoría de los artistas representados en la colección han mostrado sus obras en museos de México y del extranjero.


En conjunto, el arte crea una visión colectiva de México y se entabla una íntima comunicación con cada artista a través del vocabulario visual de sus obras. Sus obras se basan en una compleja sucesión de imágenes que abarcan desde las épocas prehispánicas, coloniales, mexicanas y post-revolucionarias hasta la vanguardistas europeas y norteamericanas del siglo XX. Algunos de los artistas presents en su exposición itinerante actual son Alejandra Torres, Charabati Bizzari y Pedro Friedeberg. Las obras están a la venta e iluminan los majestuosos pasillos y patios del hotel.



El diseño del hotel, inspirado en las antiguas casas y haciendas de la época virreinal, rinde homenaje a la arquitectura de la ciudad tomando varios de sus rasgos distintivos como propios.


El Restaurante 1826 rinde homenaje a la cocina tradicional mexicana a través de ingredientes locales y orgánicos con técnicas contemporáneas que dan un giro inesperado a recetas de tradicionales. Ya sea en una mesa en medio de aromáticos árboles de naranjos o en un elegante booth dentro del restaurante, Restaurante 1826 es el restaurante de lujo por excelencia en la ciudad.