• Deby Beard

Charles Legend: Carácter Único




El champagne es una fuente inagotable de inspiración, compañera de los momentos más significativos de la vida, y que nos demuestra que beber es un arte, una caricia a los sentidos que nos transporta a un mundo de seducciones hedonistas.


Es considerada el vino más prestigioso y extraordinario del mundo, y está protegido por la Denominación de Origen Champagne, lo que quiere decir que cualquier vino semejante que se produzca fuera de esta región no podrá llamarse champagne, sino espumante o cava.


Pero no todos los champagnes son iguales, mostrando diferencias en su sabor, su textura, su envasado, e incluso la forma en la que se toman. Charles Legend es el resultado de la determinación y la audacia de tres entusiastas que compusieron un champagne ideal, de la mano de un enólogo de la Côte des Bar.


El desarrollo del champagne es parte de un enfoque innovador al ofrecer cinco opciones excepcionales con una baja dosis de sulfitos y azúcares. Hecho a medida y sin concesiones, el champagne Charles Legend es sin duda una figura alternativa en su categoría: un champagne de gran finura, que habla por sí solo, respondiendo a las exigentes papilas gustativas de los amantes de esta seductora bebida.

El viñedo de Charles Legend se encuentra en la parte más al sur de Champagne, la Côte des Bar, a unos cien kilómetros al sur de Épernay. El terruño reúne un conjunto de factores naturales que, combinados con el trabajo y la pasión de los viticultores, otorgan a estos champagnes su carácter único.


Trabajan exclusivamente con dos variedades de uva que se expresan plenamente en este terroir: Pinot Noir y Chardonnay. Pinot Noir es la variedad de uva dominante de la Côte des Bar; aporta aromas ricos y afrutados, carácter y potencia a los champagnes. Chardonnay, por su parte, se caracteriza por sus delicados aromas y aporta ligereza y frescura.


Charles Legend es un guiño a la influencia de Carlos II de Inglaterra quien, exiliado en Francia, se enamoró de los vinos de Champagne e hizo importar barricas a Londres a su regreso al trono de Inglaterra en 1660. Los ingleses, que tenían una cultura de los vinos espumosos (cerveza, sidra, etc. ), tapones de corcho y botellas más resistentes que en Francia, desarrollaron luego los primeros pries de mousse en el vino de Champagne, en particular agregando azúcar de sus colonias en el Caribe. El éxito fue tal que se extendió a todas las cortes europeas. Las uvas con las que se elaboran los champagnes de Charles Legend son naturalmente más ricas en azúcar debido a la cantidad de luz solar que reciben, y esto les permite reducir la cantidad de azúcar añadida durante la elaboración.



En Ling Ling tuve el place de degustar el Blanc de Blanc, Buque insignia de la casa. Este cuvée excepcional es 100% Chardonnay y para aportarle un poco de complejidad, envejecieron el champagne en barricas de roble francés, lo que le da un acabado amaderado muy ligero. El Blanc de Blanc tiene una nariz halagadora y aireada con notas de flores de ciruelo mirabel, espino, asociadas con frutas blancas frescas, manzanas y cítricos. Su entrada en boca es ligera y sedosa, para luego retomar notas de naranja y manzana. Unos toques de ciruelas amarillas aportan complejidad y longitud.


Después probamos el Brut Royal: Este champagne brut, 80% Pinot Noir y 20% Chardonnay, es el primogénito de Maison Charles Legend. La exposición soleada de los viñedos le confiere un sabor afrutado y la delicadeza de los grandes champagnes. Expresivo y afrutado, notas de manzana, melocotón de vid, flor de lila e iris evolucionando sobre regaliz; la entrada en boca es franca y golosa, nos encontramos aromas de melocotón de viña blanca y ciruela. El Chardonnay aporta frescura y ligereza a esta cuvée, mientras que la Pinot Noir le aporta potentes aromas frutales.


También tuvimos el placer de degustar el Brut Rose, el cual se elabora a partir de una única variedad de uva: Pinot Noir, que le aporta potencia y elegancia. Este champagne, más vinoso que otros champagnes rosados, sedujo y maravilló a nuestros los paladares con su nariz poderosa y sensual con notas de cereza, rosa y pequeños frutos rojos asociados con algunas especias dulces.