• Melanie Beard

Las Joyas Culinarias del Chef Yasuo Asai



El chef y propietario de los especulares restaurantes Asai Kaiseki y Asai Sushi, Yasuo Asai, mezcla métodos y sabores tradicionales con creativas innovaciones. Enamorado de muchos ingredientes de la cocina mexicana, el Chef ha insertado toques únicos a la comida tradicional Kaiseki, usando desde guacamole hasta queso Oaxaca, combinando a la perfección las delicias de Japón y México.


Desde el momento que moto las escaleras y vislumbro la madera clara, típica de Japón, de la puerta del restaurante Asai Kaiseki comienza un cosquilleo a recorrer mi cuerpo en espera de la experiencia sensorial y gastronómica que me espera y que rebasa mis expectativas una y otra vez. Con una sonrisa y un talento inigualable, frente a mí el chef elabora una serie de platillos indescriptibles, seductores… perfectos.



Asai Kaiseki nos sorprende constantemente con nuevas y creativas creaciones que juegan con nuestros sentidos y deleitan nuestro paladar. Disponibles a domicilio, los manjares de este excelente restaurante, auténticamente japonés y con alma mexicana, son únicos.


Una de las joyas es un platillo de anguila, king crab, pepino, alga wakame, jícama rallada, salsa vinagre, o la sopa de watercress y quinoa soup con un dumpling de camarón envuelto en Satoimo taro. Cada bocado es una experiencia sensorial que me transporta a través de los sentidos a las sinuosas calles de Kyoto en Japón.



Sus platillos se mecen con las temporadas y con los productos más frescos disponibles. Desde atún sellado marinado con soya y wasabi, callo de hacha, mousse de tofu, hueva de salmón, espárrago y brote de shiso, o una bola de calabaza japonesa Kabocha con lubina adentro, ejote y jengibre, hasta sopa de elote con salmón, flor de calabaza y hongo shiitaka, o arroz revuelto con erizo, más erizo, ikura y caviar; cada platillo es mas sorprendente que el anterior.


El chef Yasuo Asai expresa su pasión por el arte culinario en cada exquisito bocado. En el corazón de Polanco, en Emilio Castelar, yacen sus excepcionales restaurantes. Estas dos joyas culinarias nos introduce a lo que es la verdadera comida japonesa, sin los pequeños cambios y corrupciones que va encontrando en su camino del Oriente Lejano hasta nuestra ciudad.