• Melanie Beard

Los Seductores Sabores de MADEREROS



El sabor proveniente de las brasas, el cuidado de los ingredientes, y la experiencia de más de 20 años de trayectoria por lugares como España, Italia y Yucatán, es lo que Mario Espinosa, el talentoso chef, ofrece en cada platillo de MADEREROS.


Chilango de nacimiento Mario es el octavo cocinero en su familia. Su primer trabajo fue lavando platos y como ayudante de cocinero en el restaurante Gitanerías en la calle de Oaxaca, donde su papá era el chef y con quien trabajo por 3 años. En 2006 trabajó en el restaurante Pujol hasta alcanzar el puesto de jefe de cocina y en el 2008 Chiapas fue su casa en el restaurante El Giraldillo como Chef Ejecutivo.



Realizó un breve retorno al DF como practicante en Dumas Gourmet con la Chef Sonia Nawal y posteriormente viajó a la Ciudad Blanca, Mérida, donde emprendió la tarea de Chef Ejecutivo y Gerente del ahora afamado hotel boutique Rosas & Xocolate. Su trabajo en la cocina de Rosas & Xocolate ganó el galardón Distinción Bohemia 2011 a la mejor propuesta de cocina contemporánea Yucateca.


En la primavera del 2012, en preparación para diseñar el menú de K’u’uk, estuvo como stager en el Celler de Can Roca en Girona, España, considerado por muchos críticos como uno de los mejores restaurantes del mundo. MADEREROS es el proyecto más ambicioso del chef hasta este momento y el resultado es un espacio único con sabores seductores.



El nombre MADEREROS hace homenaje a una parte importante de la historia de la colonia San Miguel Chapultepec; proviene del nombre original de la Avenida Constituyentes, que en los años cincuenta se llamaba Camino de los Madereros, ya que por ahí bajaban los camiones cargados con la madera proveniente del Estado de México.


Esta joya culinaria se ubica a tan solo unos metros de dicha avenida y en verdad todo el concepto del restaurante gira en torno a la madera, que en forma de leña, encuentra el elemento primordial de todos los alimentos que se preparan en el local.


MADEREROS encarna un homenaje a la leña, las brasas, el asador, y todas las delicias que se materializan en una cocina experimentada y con claras intenciones. Es aquí donde Mario Espinosa nos deleita en manjares únicos.