• Deby Beard

Prosecco abre sus puertas en Oasis Coyoacán



En Prosecco Oasis, afirmamos la muy atinada frase de José Miguel Cuaik Mena, el Fundador y presidente de la mesa directiva de Grupo Hunan: “Más que un restaurante, somos un estado de ánimo”. Con el ambiente cálido y acogedor de este restaurante italiano, el tercero de su tipo del exitoso grupo restaurantero, nos recibe dentro del Centro Comercial Oasis Coyoacán.

Para quienes somos amantes de los vinos, el que lleve el nombre de Prosseco, al igual que el famoso vino blanco italiano, es una promesa de la generosidad de su cocina y de la diversidad de los vinos para maridar. Desde hace siglos, Italia ha gozado de una fama sin precedentes como tierra productora de vinos deliciosos, gracias a la diversidad de climas, tipos de uvas y estilos de producción, siendo uno de los grandes favoritos el Prosseco, que es generalmente un vino espumoso que se elabora a partir de la variedad de uvas Glera o Uvas Prosecco, que crecen en muchas regiones del país.


El cautivante aroma a pan tostado es una de las muchas caricias sensoriales con la que nos recibe Prosecco Oasis. Desde el momento en que entramos, la vista es sorprendida con un bello techo decorado con un follaje verde, delicados terminados en madera, y una luz agradable que se difumina desde las coquetas lámparas colgantes, creando una atmósfera relajada y del estilo de la Trattoria Italiana rústica.

El aroma del pan es una invitación a probar las recetas clásicas de la cocina italiana, con platillos tan icónicos como el Carpaccio de Res con láminas de parmesano, arúgula y vinagreta balsámica; el Mozzarella Di Bufala, macerado en aceite de oliva extra virgen y hierbas toscanas; la Pizza Bianca Zíngara con alcachofas, champiñones y queso pecorino peppato hecho a base de leche de oveja, madurado con granos pimienta. Otros platillos, a cargo del chef Martino Castellani, son el Robalo con Papas Provenzal, Milanesa de Pollo Caprese y el Filete de Res con Hongos Frescos.

El secreto de su menú reside en que las recetas son originarias de la cultura italiana, heredadas de una generación a otra, pero en una versión moderna y sofisticada. Así es como encontramos risottos, pizzas hechas en horno de leña y pastas hechas en casa. Algunas de las pastas son los Ravioles de Langosta en salsa rosa; el Pappardelle de Jabalí, cocinado por largo tiempo con hierbas toscanas, vino tinto y pomodoro; y los Gnocchis en Salsa de Tomate con Hongos.

Entre las opciones de vinos para maridar platillos tan deliciosos, hay una variedad de vinos italianos, y selectas etiquetas de vinos chilenos, mexicanos, españoles, argentinos y franceses, y por supuesto, Proseccos, Champagnes y Espumosos, que también pueden ser disfrutados en la cómoda terraza.

Para terminar con un dulce sabor de boca, nos esperan los postres clásicos como el Tiramisú, la Panna Cotta al Amaretto y el Calzone de plátano o fresa con Nutella.


www.prosecco.mx